Así revienten…

Se nos está acabando el año y aunque son fechas para la alegría, esta vez, la Navidad, se presenta fría, demasiado fría para casi todos. Menos luces en las calles, menos arbolitos verdes, menos bolsas en manos de los paseantes, tiendas más vacías. Navidades frías por el clima y por la desolación que provoca la incertidumbre de no saber si mañana nos levantaremos con trabajo, o estaremos haciendo cola en la oficina de empleo, irónico llamarla así cuando no hay posibilidad ninguna de encontrar trabajo.

A pesar de todo, la raza humana es capaz de adaptarse a cualquier situación, por muy dura que sea, y volveremos a oír los villancicos de Navidad, volveremos a ver las zambombas y las botellas de anís calentando las manos de los músicos improvisados en las calles frías, de una Navidad con un horizonte oscuro. Los regalos serán menores, pero serán regalos y probablemente mejor recibidos, las comidas serán menos copiosas, pero más apreciadas, los compases de la Navidad serán más tenues, pero más sentidos en lo más hondo de nuestros corazones, porque al final, el ser humano, necesita soñar. Aunque solo sea por un momento, que la sonrisa, o la risa, aleje los huracanes que se nos vienen encima.

Lo que más me molesta es que aquellos que nos han metido en esta cuesta abajo, estarán en sus casas calientes, con sus mesas repletas de viandas, comerán y beberán hasta hartarse, sin pensar en todo el daño que han causado… así revienten.

Sobre jcu

Administrador de los foros en udias.com (comparte y aprende). Programador en lenguajes PHP, MySQL, Velneo y FileMaker. Asesor en implantación y usos de Internet.