Bitácora de un “Rondo Veneciano” (7ª parte – Atenas)

10 de octubre de 2011

 

 

 

 

 

 

 

Noche con mar movida y llegamos a la última escala de nuestro crucero. El Pireo, puerto de la ciudad de Atenas. Cielo muy encapotado, con algún claro, que al final se acabó convirtiendo en lluvia, lluvia y más lluvia. A esto tenemos que añadir la huelga de trasportes, la de limpiezas y alguna más. Pensando en que algo así nos podíamos encontrar, nosotros contratamos nuestra excursión por Atenas con Pullmantur, si algo fallaba, al menos el avión no lo perderíamos. Nuestras maletas ya nos esperaban en la estación marítima, listas para llevarlas hasta el autobús, las autoridades griegas obligan a que sean los pasajeros los que las metan en el autobús.

Mal empezamos, era tal la cantidad de agua caída por la lluvia que el autobús tuvo que buscar una ruta alternativa para salir del Pireo,

Lo que pasó a partir de aquí más parece sacado de textos satírico-burlescos del siglo de oro de las letras españolas.

 

 

 

 

 

 

 

Un ruta improvisada por Atenas, con la guía indicándonos a toro pasado lo que debiéramos de ver a través de los cristales mojados del autobús, una parada rápida en el panathenaic stadium… rápido, rápido… creo que la mejor vista que tuve del Partenón fue desde allí, para que os hagáis una idea de cómo fue el día. A toda prisa hasta la entrada al Partenón. Algunos querían quedarse en el autobús, porque la lluvia iba en aumento, pero la guía nos dijo que eso era del todo imposible. Nada más entrar en el recinto lo primero que hicimos fue comprar dos paraguas, con la suerte que fueron los dos últimos que quedaban en el chiringuito.

 

 

 

 

 

 

 

Ahora, por favor, imagínense el cuadro, y me refiero al mío, chubasquero, mochila puesta por delante para intentar tapar la cámara de fotos de la lluvia con la solapa de la mochila, la cámara en una mano y el paraguas en la otra… ahora me río… En esta situación sube hacia el Partenón, nunca pensé que habían trasladado las cataratas del Niágara a Grecia, el agua no solo caía del cielo, bajaba a raudales por las escaleras hacia nosotros. Para colmo, a mí me gusta hacer muchas fotos, así que mientras el grupo estaba ya casi bajando, yo estaba subiendo. Llegados a este punto, empapado, arriba del Partenón, viendo como los demás se iban, miré el Partenón, miré a las cariátides, se me cayó al paraguas al suelo, o lo tiré, no lo sé, y saqué dos de las fotos que, estoy seguro, mejor recuerdo me traerán en un futuro, porque recordaré aquel día en Atenas, con el diluvio universal, una huelga general y yo en medio de una ciudad que hace 2500 años fue floreciente símbolo del mundo conocido. Viéndome solo, decidí bajar hasta las puertas del Ágora, allí, con los demás, continuaron las escenas de un día complicado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora vean un grupo de personas, todas chorreando agua, formando un círculo, la lluvia incesante, pero lo más curioso es que a penas a cinco metros había unos soportales para guarecerse de la lluvia… incomprensible. Mientras duró la explicación de la guía, yo me despisté por el ágora, poco pude moverme, ya que estaba todo encharcado, así y todo, estando ya empapado, pues como que me daba igual mojarme un poco más. Es difícil imaginarse un centro de actividad comercial, social y política, como era el Ágora, con lo encharcado y oscuro que parecía todo a mi alrededor, pero haciendo un esfuerzo creo que vi los fantasmas de los atenienses discutiendo de usos y medidas, o simplemente fueron los reflejos de la lluvia en las pocas piedras erguidas y mojadas.

 

 

 

 

 

 

 

Del Ágora y, como no, deprisa, deprisa, hasta Plaka. Qué pena, el barrio de Plaka tiene muy buena pinta para recorrerlo sin tanta prisa, ni tanta lluvia, apenas un par de calles y a comer en la taberna Hermion, por lo menos el sitio era agradable. Suerte que después de comer nos pudimos tomar un café griego, un poco menos fuerte que el turco, pero estaba bueno.

Lo demás tiene poco interés, de vuelta al autobús, la cola de la facturación en el aeropuerto y… regreso a casa.

Sobre jcu

Administrador de los foros en udias.com (comparte y aprende). Programador en lenguajes PHP, MySQL, Velneo y FileMaker. Asesor en implantación y usos de Internet.