Un cubo de basura.

Pobre «animaluco», dicho con la mejor acepción de la palabra y con todo mi cariño. Leo la noticia en un periódico digital, le condenan a dieciocho meses de rehabilitación en un centro de menores por robar un cubo de basura, en los disturbios de Londres.
¿Pero no le dará vergüenza a ese juez dictar una sentencia de ese pelo, contra un niño de once años?.
Resulta que por robar cientos de miles de euros, en España, a esos «presuntos», por que no se les puede etiquetar de otra forma ya que te meten una demanda, del caso Gurtel, les dejan en libertad. Que si han prescrito sus delitos, que si no se puede demostrar que son ellos los aludidos en los papeles y escuchas telefónicas… A los auténticos ladrones, les dejan en la calle y no les pueden ni tocar, y a un niño, por robar un cubo lo meten en un correccional.
A donde vamos a para, no, si ya lo decía mi abuelo, si vas a robar, roba algo de mucho valor porque sino te meterán en la cárcel. En los últimos tiempos hemos sido testigos de las mayores tropelías que nos podemos imaginar, con la recalificación de suelo en beneficio de unos, con los «regalos» para conseguir favores, con los créditos sin intereses a ciertas personas, con comisiones millonarias, con informaciones privilegiadas… y sin embargo, por se penaliza y se persigue el robo del cubo.
Y luego nos extraña el movimiento 15M, bueno, no nos extraña lo más mínimo, lo que pasa es que a los que han robado durante mucho tiempo no les interesa que la situación cambie, y los jueces están haciendo muy poco, o como se suele decir, la justicia es ciega, y ahora se ha vuelto sorda.

Sobre jcu

Administrador de los foros en udias.com (comparte y aprende). Programador en lenguajes PHP, MySQL, Velneo y FileMaker. Asesor en implantación y usos de Internet.